Avisar de contenido inadecuado

el misterio de la camara de ambar

{
}

Entrada de la sala actual
También se la conoce como 8ª Maravilla del Mundo. En el Palacio de Catalina, en la ciudad de ??????? ???? (“El pueblo del Zar”), cerca de San Petersburgo, existe una sala de 55 metros cuadrados totalmente recubierta de ámbar. El ámbar es una piedra preciosa, de origen orgánico, formado por la fosilización de resinas de árboles. Su precio está por encima del valor del oro. Pero lo que existe en la actualidad en esa sala es una copia. La situación del original, de un valor incalculable, es uno de los mayores misterios relacionados con el arte en la actualidad.


Los inicios.

Federico I, primer rey de Prusia, ordenó su construcción por encargo de su mujer, Sofía Carlota de Hannover. La idea original era tapizar por completo una pequeña sala con ámbar en el Palacio de Charlottenburg, en Berlín, donde vivía la Corte del reino de Prusia. El escultor y arquitecto alemán Andreas Schlüter fue el encargado de hacer el primer diseño de la sala, ideando una magnífica obra de arte barroca que luego se encargaría el orfebre expero en ámbar Gottfried Wolfram en llevar a cabo. Las obras duraron 8 años, desde 1701 a 1709. Como materia prima se eligió el ámbar del mar Báltico, lugar de influencia prusiana (en conflicto con Suecia y Rusia), y uno de los de más antiguos y de mayor calidad del mundo.


Sofía Carlota de Hannover. De ella fue la idea de la cámara.
La sala permanecería poco tiempo en Charlottenburg. En 1712 Pedro I de Rusia visitó la sala invitado por el entonces rey de Prusia, Federico Guillermo I, hijo de Federico I. El Zar se quedó tan embelesado por la belleza de la misma que introdujo la propiedad de la cámara en las negociaciones para la alianza ruso-prusiana contra Suecia. Las negociaciones llegaron a buen puerto (sobre todo para el lado ruso) y la sala fue trasladada en 1717 a la flamante nueva capital del imperio ruso: San Petersburgo. La admiración por la obra hizo ganar fama a Schlütter, quien fue contratado por el propio Pedro I para el embellecimiento de la ciudad. Parte de Peterhof es obra suya. En 1722 se terminó de trasladar la cámara hasta el Palacio de Invierno, y en 1755 la zarina Isabel I la cambió de lugar a su localización más conocida: el Palacio de Catalina. En los sucesivos años la sala iría ampliándose hasta llegar a los actuales 55 metros cuadrados.

La guerra.

Durante la Revolución Rusa la ciudad de San Petersburgo fue bastante respetada. La sala y el Palacio de Catalina no fueron en absoluto dañados. Pero en el año 1941 Alemania invade la URSS, y tres meses después de iniciarse la guerra, los alemanes llegan a la ciudad, ahora con el nombre de Leningrado. Comienza un sitio que duraría años, aunque el Palacio de Catalina quedaría en manos alemanas. Las autoridades rusas, viendo el imparable avance alemán, deciden trasladar todas las obras exitentes en los palacios de Leningrado hacia localizaciones más seguras en Siberia. La evacuación fue un éxito, y es una explicación de por qué la mayoría del mobiliario del Palacio de Catalina desperdigado por museos entre Moscú y San Petersburgo son los originales, mientras que el propio palacio en sí está muy restaurado.


Única fotografía en color de la sala original
Pero la cámara no se pudo trasladar. El tiempo había resecado el ámbar y lo había agrietado. Cualquier intento por parte de los operarios de trasladarlo en piezas provocaba que el ámbar se rompiese en muchos pedazos. Idearon una solución de bajo coste para engañar a los alemanes: forrarían la cámara con papel normal, escondiendo el verdadero tesoro en ámbar. La idea no tuvo mucho éxito: los alemanes descubrieron el engaño cuando llegaron al palacio, y bajo la supervisión de Rittmeister Graf Solms-Laubach del OKW (Estado Mayor Alemán), fue finalmente dividida en 27 partes y enviada al castillo de Königsberg, en el este de Prusia, entonces en territorio alemán, el 14 de octubre de 1941.

A partir de ahí se difumina su rastro. Se cree que estuvo en esta ciudad hasta el final de la guerra, pero no se tiene certeza absoluta. El 13 de noviembre de ese año hubo anuncios de una exposición de parte de ese material. El 12 de abril de 1942 se abrió al público toda la sala. Pero a partir de entonces las noticias que nos llegan son contradictorias.

La desaparición.

A partir de 1944 los británicos bombardearon a conciencia la ciudad, dejando el castillo prácticamente en ruinas. Poco antes de la ocupación soviética de la ciudad, los restos del castillo también sufieron numerosos daños en los combates. Cuando los soviéticos entraron en la ciudad, el 9 de abril de 1945, no había ni rastro del ámbar de la cámara.


Así quedó el castillo de Königsberg al capitular la ciudad ante el ejército rojo
Es entonces cuando surgen mil y una teorías. Hay testigos que aseguran que la sala fue destruida durante los bombardeos aliados. El ámbar es una resina altamente inflamable, que podría haberse incendiado tras un ataque aéreo. Por otro lado, el 21 de enero de 1945 Hitler dio la orden de mover todas las obras artísticas de valor al corazón de Alemania. En aquellos días todos los medios de transporte alemanes estaban asignados al esfuerzo bélico, pero no se puede asegurar que esa orden no se cumpliera con la cámara de ámbar. Otras dos teorías afirman que la orden tuvo efecto, y que la cámara fue trasladada por mar. Aquí la historia se bifurca: hay quien asegura que el ámbar fue cargado en un submarino hundido luego por los soviéticos, o que fue cargado en el Wilhelm Gustloff. En ambos casos, el ámbar estaría en el fondo del mar Báltico.

También se dice que la sala fue saqueada por los soldados soviéticos que entraron en la ciudad, algo categóricamente negado por las autoridades rusas, y que su desaparición se anunció para encubrir este robo. Entre los habitantes de la ciudad (ahora llamada Kaliningrado, y bajo control ruso tras la guerra) circula otra leyenda que dice que la sala sigue allí, en el castillo, pero no en el interior del mismo (demolido por completo en el año 1968), sino en alguna de las salas subterráneas que quedaron inexploradas y selladas por los bombardeos.

En los últimos años se han visto varias noticias sobre la posible aparición del tesoro. En 2008 se encontraron una galería de túneles subterráneos construidos por el hombre a varios metros de profundidad en la ciudad de Deutschneudorf, en Alemania, rozando con la frontera checa. Es imposible acceder a esas galerías si no era mediante excavaciones. Los análisis de ultrasonidos indicaban la presencia de numerosas cantidades de oro, por lo que se dedujo que allí podía existir un tesoro escondido por los nazis durante los últimos meses de la guerra. Las excavaciones se pararon cuando los dos máximos responsables del proyecto se enfrentaron dialécticamente por discrepancia de opiniones. Se sigue sin saber qué hay en el fondo de ese túnel. Otra teoría coloca las placas de ámbar en la ciudad de Weimar, en el fondo de una mina abandonada de cobre. Tampoco ha podido ser verificada esta localización.

La reconstrucción.


La sala, en la actualidad
La posible pérdida para siempre de la sala movió a las autoridades soviética a la reconstrucción de una nueva sala, que es la que puede verse en la actualidad. Los trabajos se iniciaron en el año 1979, se utilizó ámbar de calidad idéntica, y se tomaron como ejemplo las múltiples fotografías en blanco y negro que se hicieron del original antes de su desaparición. La desintegración de la URSS y la crisis económica que le acompañó retrasó mucho el proyecto.

Finalmente la nueva sala, situada en el Palacio de Catalina, en su ubicación original, fue abierta en el año 2003 por Vladimir Putin y Gerhard Schröder, en el 300 aniversario de la fundación de la ciudad de San Petersburgo. La sala es el único lugar del palacio en el que está prohibido sacar fotos (a pesar de lo cual yo vi a bastante gente saltándose de extranjis la prohibición en las ocasiones que estuve allí). La nueva cámara es una copia idéntica, exacta, de la original perdida en un lugar del que posiblemente nunca sepamos nada

{
}
{
}

Comentarios el misterio de la camara de ambar

gracias a hans alejandro gamboa rengifo, autor de la publicacion

Deja tu comentario el misterio de la camara de ambar

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre